Todo lo que nos dejó la Feria Masticar 2017

Como se viene dando año tras año, la feria Masticar reúne en el predio El Dorrego de Colegiales a productores, restaurantes y gorditos felices. Este año no fue la excepción y allá fui, para probar un poco de todo lo que se cruce en mi camino.

El predio lo agrandaron bastante, eso es muy positivo ya que suele desbordarse de gente por momentos. Recordemos que es una de las ferias gastronómicas más importantes de Latinoamérica y que está en constante crecimiento. Cuando cae la tarde suelen generarse amontonamientos de gente que a mí particularmente me molesta un poco. Por eso prefiero ir en las primeras horas de los primeros días lo cual es más ameno a la hora de recorrer la feria. Si fuese como la Feria Mistura de Perú, que dura 10 días, seguramente sería mucho más cómodo para todos los visitantes. Pero bueno, yo no soy quien lo organiza y si así está planteado, tendrán sus motivos.

Con más de 40 puestos de comida y 150 platos para elegir, seguramente algo de tu agrado vas a encontrar. Divididos en zonas, cada uno va trazando su ruta gastronómica dentro del predio. Los puestos de brasas por un lado, destacándose el puesto que comparten Dolli Irigoyen (con un conejo exquisito), Narda Lepes, Germán Martitegui y Guido Tassi por un lado y del otro Don Julio (con una propuesta de mini chorizos) y su ya reconocida parrilla que capta la atención de todos al ingresar al predio. Completando la zona el infaltable ChoriBondi de La Cabrera presente en todos los eventos y la gran parrilla uruguaya El Pobre Luis.

Luego nos encontramos con el sector de Food Trucks, aquí la oferta es mayor aún que en las brasas. El food truck de Los Petersen es uno de los puestos más concurridos de la feria. Probé todos sus platos y sinceramente uno mejor que otro, me sorprendieron gratamente.  También se destacan los puestos de I Latina, Paraje Arévalo (con un huevo apanado riquísimo, te deja con ganas de más), Los Infernales, El Baqueano y el otro siempre presente, Pizza Truck Paradiso de Donato de Santis.

Dejando de lado las brasas y los food trucks, nos quedan más de 20 opciones de restaurantes para elegir. Acá esta el fuerte para mí, a pesar de ser los de más difícil acceso hay opciones para todos los gustos. Se destacan varios, pero los que más me gustaron fueron Chila (con un pate de ñandú y ajo negro de locos), Elena (Sándwich de chinchulín de cordero que es una delicia), La Mar (con su Cebiche Carretilla) y ChanChan (Arroz chaufa de langostinos), por nombrar algunos. Es clave ir en grupo para poder probar muchos más platos.

Para la hora de los postres fuimos por todo: flan tres leches de Pablo Massey, Dolce Morte Gelato de maní, melón y café, y guanciale de Elena, volcán de dulce de leche de Yeite y un simpático helado de nutella, dulce de leche y batata de los Petersen. Uno mejor que otro. Mi favorito es el volcán de Pamela Villar, la gloria misma. El helado Dolce Morte Gelato de Elena, con el crocante de guanciale, otra de las grandes sorpresas. Para culminar la maceta de los Petersen con una simpática decoración, coronada con un copo de azúcar.

Con tantas opciones para comer, es clave algo para beber. Y aquí sí que se encuentran buenas opciones: 878 bar, Julep y Florería Atlántico encabezan la lista de barras presenten en el evento. Si no te gustan los tragos, hay barras de vino y cerveza para completar las opciones para que nadie se quede afuera.

¿Querés más? El gran mercado junta a más de 80 productores de todo el país. Quesos, fiambres, panes, miel, frutas, verduras, café, chocolate, sidra. Lo que quieras. Clave darse una vueltita por ahí para llevarse algo rico para casa. Yo me fui con un queso Mimolette de Santa Agueda exquisito.

Presentado el cuadro de situación del evento, como verán nadie se queda afuera a la hora de encontrar opciones. Considero que es una buena oportunidad para probar platos de restaurantes a los que uno no puede ir todos los días. Poner opciones de calidad a pequeña escala, como es el caso de Chila por ejemplo. Eso es lo que vamos a buscar, propuestas innovadoras, no un sándwich que puedo comer a la vuelta de la esquina. Por eso creo que algunos puestos deberían jugársela más. Convengamos que ésta feria nuclea a gran parte de los mejores cocineros del país, no es poca cosa. Muchos van por la foto con el de la tele y el sándwich. Los que vamos un poco más allá queremos sorprendernos con platos de alta cocina en una feria popular. Voto positivo para quienes se animaron a mostrar un producto de calidad, voto negativo a los que no se la jugaron.

Mis favoritos:

Paté de ñandú, avellana y ajo negro CHILA

Volcán de dulce de leche, crema y garrapiñadas YEITE por Pamela Villar

Sándwich de chinchulín de cordero ELENA

Lentejas ahumadas en otoño PABLO BUZZO

Conejo con mostarda de peras y pickles de hinojo DOLLI IRIGOYEN

Huevo apanado, panceta braseada, espuma de papa PARAJE ARÉVALO

Brangus Hakkebof, papas rostí y queso azul LOS PETERSEN

Dolce Morte Gelato de maní y sal marina, café y melón, guanciale ELENA

Más fotos en Instagram @exploradorgastronomico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s