Dura la vida del All Inclusive

Playa, bebidas y comida ilimitada. Si lo vemos así, es un sueño que uno espera que nunca termine. ¿Pero es realmente tan buena la vida en el all inclusive? Depende para quién y qué hotel por supuesto. Considero que visité suficientes hoteles all inclusive como para saber qué cosas son generalidades que suceden en todos los hoteles.

La mayoría de los all inclusive están en el caribe, también los hay en el mediterráneo y en Brasil pero por lo general se ubican en el mar caribe. Por ende, las playas son excelentes. Teniendo resuelto el tema de una playa paradisíaca, quedan 3 puntos claves en la vida del all inclusive: la reposera, las bebidas y la comida.

La lucha por la reposera:

En temporada alta conseguir una buena ubicación dentro del mar de reposeras es clave. Si te dormiste y llegaste tarde, prepárate para la fila 14 atrás de un montón de reposeras de gente que llego temprano y disfruta de una vista espectacular que vos no vas a tener. La mayoría va temprano, deja una toalla sobre la reposera y con eso se la aseguran durante todo el día. Día completo en el que quizás pasan solo una hora en la playa y después el día completo en la pileta donde también se la aseguraron. ¿Da bronca? Sí. ¿Te despertaste temprano? No. Así que amigos, si querés ubicarte bien, tenés que levantarte temprano y asegúrate la reposera antes que nada. Para tener en cuenta: los norteamericanos suelen pasar mucho más tiempo en la pileta que en la playa así que después del almuerzo podes tener suerte y empezar a avanzar casilleros hasta llegar a la orilla.

 La famosa barra libre:

Antes de partir uno va imaginándose todo lo que puede llegar a tomar si le ofrecen una barra a su disposición. Día 1: pedís caipirinha, piña colada, mojito, tequila sunrise y daikiris de cuanto gusto se te ocurra. Día 2: la mayoría de los tragos te parecen similares y elegís el que más te gusto del primer día. Día 3: vas a los seguro, cerveza que no falla jamás.

Hay algunos bares dentro de los hoteles que tienen algunas bebidas de calidad pero por lo general dejan bastante que desear. Se usan mucho los concentrados de pulpa que lo único que logran es dar color y reventarte de azúcar. ¿Sabor? Nada de nada.

Los mini bares de la habitación suelen tener mejores cosas pero por lo general no los reponen a diario, así que si quieren beber mejor, la habitación es una buena opción. Acá la propina es muy importante, tanto para que te atiendan mejor en las barras como para que la reposición de bebidas en la habitación sea más generosa, clave agradecer con una buena propina.

Comida ilimitada:

Este es el punto más importante dentro del mundo del all inclusive. Si la comida es mala, por más que sea ilimitada, vas a llenarte de calorías pero sin quedar del todo satisfecho.

Por lo general la mayoría de los hoteles cuentan con varios restaurantes a la carta donde es necesario reservar y otros donde el sistema es buffet sin necesidad de reserva previa.

En los que son a la carta uno se siente un poco más mimado en comparación al buffet. Te atienden, buscas opciones en el menú, te sirven y te vas contento por lo general. Italiano, oriental, parrilla y mexicano, son algunas de las opciones más típicas en los restaurantes temáticos.

El problema surge a la hora del buffet. El día 1 sos feliz: ves millones de opciones, todas te tientan. Un poco de pollo, pescados, quesos, fiambres, pastas, mariscos, ensalada, papas fritas y alguna opción típica de la zona revientan los platos. El día 2 ya empezás a ver que los platos ofrecidos se empiezan a repetir pero algo nuevo encontrás. Día 3 si no conseguiste reserva en ninguno de los restaurantes temáticos empezás a sentir que todo tiene el mismo gusto, sea un pollo, una langosta o una pizza. Día 4: a como dé lugar tenés que conseguir un lugar en el restaurante con tal de no volver al buffet. Ya para el día 5 una hamburguesa de Mc Donalds te parece un plato digno de un restaurante con 3 estrellas Michelin. Ni te cuento si decidís 15 días en el mismo hotel, ya todo es un gran salpicón para esa altura.

Es muy importante a la hora de elegir el hotel la cantidad de restaurantes que tienen para ofrecerte. Básicamente la vida en el all inclusive es comer, beber y descansar. Así que como punto importante es clave tener muchas y buenas opciones a la hora de elegir dónde comer. Algunos hoteles además de contar con los restaurantes étnicos cuentan con noches temáticas en los buffet, eso ayuda un poco para no sentir que es toda la misma comida elaborada de distintas maneras. Con buenas opciones de restaurantes, noches temáticas y un buffet completo vas a ser feliz. Si las opciones de los restaurantes son pobres, vas a tener que salir a buscar algo fuera del hotel para ser feliz.

Comer fuera de horario:

Cuando uno saca un all inclusive quiere eso: comida y bebida las 24hs. Por lo general después de las 22hs cierran todos los restaurantes y hay que conformarse con lo que tienen para ofrecer. En este punto me topé con distintas opciones. Algunos hoteles cuentan con un pequeño buffet con platos como hamburguesas, sándwiches, salchichas y papas fritas. Lo cual puede salvarte si estas con hambre de madrugada. Otros cuentan con sándwiches envasados de dudosa calidad y pochoclos, lo que es un poco más triste. Y los mejores son los que tienen room service, ahí sí que se cumple el sueño de comida y bebida las 24hs. Lo que quieras, a la hora que quieras, en tu habitación. Un verdadero all inclusive.

 

Más fotos en mi Instagram @exploradorgastronomico 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s